Cómo se calcula la huella hídrica

cómo se calcula la huella hídrica
Compartir

Uno de los graves problemas que existen en el mundo es la escasez de agua. Se ha convertido en un problema crítico en muchas regiones, por lo que comprender y monitorear la huella hídrica es fundamental para garantizar un uso sostenible de este recurso tan esencial para la vida. En este artículo conoceremos cómo se calcula la huella hídrica.

Qué es la huella hídrica

La huella hídrica es un indicador que mide el uso total de agua directa e indirecta asociada con la producción de bienes o servicios. 

Más allá de medir el agua que consumimos directamente, como la que bebemos o usamos para el baño, la huella hídrica considera el agua utilizada en todo el ciclo de vida de un producto: desde la producción de materias primas hasta su fabricación y distribución.

Componentes principales

Este indicador se desglosa en tres componentes principales:

  • Huella hídrica verde: Se refiere al agua de lluvia que es absorbida por las plantas durante su crecimiento. Esencialmente, representa el agua que se evapora y transpira en la producción de cultivos y vegetación.
  • Huella hídrica azul: Esta parte considera el uso de agua de fuentes superficiales o subterráneas para actividades humanas, como la agricultura, la industria o el consumo doméstico. Incluye el agua extraída de ríos, lagos o acuíferos.
  • Huella hídrica gris: Relacionada con la contaminación del agua durante los procesos de producción. Calcula la cantidad de agua necesaria para diluir los contaminantes y restaurar la calidad del agua utilizada en la producción.

Importancia de la huella hídrica

La huella hídrica sirve como una herramienta integral para comprender y gestionar el uso sostenible del agua. Proporciona información valiosa sobre cómo nuestras actividades cotidianas y la producción de bienes impactan en la disponibilidad y calidad del agua. Además, permite identificar áreas donde se puede mejorar la eficiencia hídrica y reducir el desperdicio.

Su utilidad se extiende a diferentes sectores:

  • Agricultura: Permite evaluar el impacto del cultivo de diferentes alimentos en el uso del agua, promoviendo prácticas más eficientes y sostenibles.
  • Industria: Ayuda a las empresas a identificar oportunidades para reducir el consumo de agua en sus procesos de fabricación y minimizar la contaminación hídrica.
  • Consumidores y políticas públicas: Facilita la toma de decisiones informadas. Los consumidores pueden optar por productos con una huella hídrica menor, y los gobiernos pueden establecer políticas para fomentar el uso responsable del agua y la conservación de recursos hídricos.

Cómo se calcula la huella hídrica

El cálculo de la huella hídrica implica considerar múltiples variables y factores específicos de cada actividad o producto. A continuación, veremos cómo se calcula la huella hídrica.

Aunque su fórmula exacta puede variar dependiendo del enfoque y la metodología utilizada, hay pasos generales para calcularla:

  • Identificación del sistema y límites: Se establece el sistema y sus límites. Para calcular la huella hídrica de un producto, se determina su producción completa al consumo.
  • Recopilación de datos: Recolecta información detallada sobre el uso de agua en todas las etapas del sistema evaluado. Esto incluye el agua directa utilizada (huella verde y azul) y la cantidad de agua necesaria para diluir la contaminación (huella gris).
  • Evaluación de la huella hídrica verde: Para calcular esta parte, se analiza la cantidad de agua evaporada y transpirada por los cultivos o vegetación. Se considera la precipitación, la evaporación directa desde el suelo y la transpiración de las plantas.
  • Cálculo de la huella hídrica azul: Aquí se cuantifica el agua extraída de fuentes superficiales o subterráneas para usos específicos en el sistema evaluado. Se considera el agua utilizada para riego, procesos industriales o consumo humano.
  • Determinación de la huella hídrica gris: Se evalúa la cantidad de agua necesaria para diluir los contaminantes generados en el proceso de producción y devolver el agua a su calidad original. Esto implica considerar los niveles y tipos de contaminantes presentes.
  • Normalización y ponderación: Una vez recopilados todos los datos, se ajustan a una unidad común para poder comparar diferentes productos o actividades. Esto implica normalizar los valores para unificar la medición y, en algunos casos, aplicar ponderaciones para reflejar la disponibilidad local de agua o la gravedad de la contaminación.
  • Interpretación de resultados: Finalmente, se analizan los resultados para comprender el impacto total del uso de agua y determinar áreas de mejora o estrategias para reducir la huella hídrica.

Cálculo complejo pero necesario

Es importante tener en cuenta que el cálculo de la huella hídrica puede ser complejo y a menudo depende de la disponibilidad de datos precisos y fiables en cada etapa del proceso evaluado. 

Además, las metodologías y estándares pueden variar, lo genera resultados ligeramente diferentes en diferentes estudios o evaluaciones. Sin embargo, a pesar de estas complejidades, la huella hídrica es una herramienta valiosa para comprender y gestionar el uso responsable del agua en diversos sectores.

Nuestra consultoría de sostenibilidad Ecoterrae, tenemos a un equipo especializado que dará apoyo y seguimiento en el cálculo de la huella hídrica a las empresas que lo requieran.

Scroll al inicio

Infórmate de todas las novedades en cuanto a sostenibilidad con Ecoterrae

¡Mantente al día de todas las novedades y noticias sobre Sostenibilidad con nuestra Newsletter! Suscríbete gratis aquí 👇🏼